El viajero inmóvil

El sábado fui a ver la expo de Chema Madoz en Conde Duque, cuyo título es ese concepto tan aparentemente contradictorio que da nombre a esta entrada.

En 34 fotografías, algunas enormes, Madoz nos habla de Asturias a su manera, por encargo de la Fundación María Cristina Masaveu Peterson, que cada año elige a un fotógrafo para que dé su versión de Miradas de Asturias.

A mí me sigue encantando su lenguaje, tratar de desentrañar el juego de conceptos de cada fotografía. En este caso, el reto es distinto, porque cuentas con una pista, sea lo que sea que te quiere contar la imagen, Asturias forma parte del concepto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mi favorita es una de estas 4, me cuesta decidirme (fuente).

Mucha naturaleza, cierta dosis de crítica y también humor, ¿o quizá es mejor hablar de ironía? No sé, si podéis, id a verla, y de paso contadme cuál es vuestra foto favorita.

Extra: Me ha hecho gracia leer esta entrevista y las opiniones de Madoz acerca de la obsesión por publicarlo todo en redes (mea culpa) después de haber presenciado una discusión entre el vigilante de la sala y un visitante enfadado porque no se permiten hacer fotos de la expo.

Modelo, molde, matriz y objeto

Este año empecé un segundo ciclo formativo relacionado con la cerámica en la Escuela de Arte Francisco Alcántara, esta vez con una vertiente un poco más utilitaria, enfocada a la producción en serie.

La semana pasada empezaron a salir por fin piezas terminadas del horno y pude hacer una foto que resuma un poco el proceso del primer ejercicio.

En la imagen podéis ver el objeto del que partí (media cápsula que venía dentro de un huevo de Pascua), a la derecha el primer molde que salió, en el centro la matriz que saqué de ese molde, y al fondo el molde para sacar reproducciones (el primero se usa de caja protectora de la matriz). En primera línea, una de las reproducciones en loza ya cocida y esmaltada.

20170131_111129-2

Las piezas que salen de ese molde sencillo son del tamaño de tazas de café y me salen corazones de los ojos cada vez que las veo.

20170130_121730

¡Es muy gratificante ver resultados al fin después de cuatro meses!

Guardar

Una de 24

Cada año el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente convoca un Certamen de Certamen de Cerámica, Pintura y Fotografía.

Este año me animé a participar con tres piezas, después del período de selección, me informaron de que una de ellas (justo la que más dudé en presentar) había sido seleccionada. Os podéis imaginar la alegría que me dieron, más cuando me enteré de que en la modalidad cerámica sólo 24 obras fueron elegidas.

dpg-_-las-abejas-que-estudiaron-arquitectura-contemporanea-3

(Título: Las abejas que estudiaron arquitectura contemporánea)

Pues resulta que justo la toma de posesión del Gobierno, y por tanto de la ministra al cargo, cayó en los días en que debería haberse celebrado la exposición de obras seleccionadas y la entrega de premios (es decir, a principios de noviembre).

Seguramente debido al follón de papeleo y toda la pesca (que por cierto, añadieron la Pesca al Ministerio) se pospuso en último momento tanto la muestra de seleccionados como la entrega de premios. Fue tan en último momento que a algunos ni siquiera nos enviaron el aviso.

Pues nada, que la exposición se inauguró hoy y estará hasta el 10 de febrero en el Lucernario de la sede del Ministerio en Atocha (Pº Infanta Isabel, 1) de 10:00 a 18:00. También se ha publicado ya el fallo del jurado y no ha habido suerte, ¡la próxima vez será!

Si os animáis a ir a ver la expo, ¡comentadme qué os ha parecido!

 

Por cierto, sigo teniendo el porfolio a medias, pero si queréis ver otras piezas podéis hacerlo pinchando aquí.

Envío prioritario

escaner_20161213_0_2800

(pinchar para ver en grande)

Este año conseguí sobreponerme a mi propia desorganización prenavideña y hacer tres postalitas (las de ahí arriba) para desearle lo mejor a tres mujeres fantásticas.

Las afortunadas fueron tres amigas que por cosas de la vida (que se empeña en dispersar a mis amigos por el mundo) están más lejos de lo que me gustaría y a las que me encantaría poder achuchar más a menudo. La casualidad quiso que justamente la que vive más lejos y que más tiempo hacía que no podía estrujar (Canadá es lo que tiene, que me pilla un poco a desmano), se pasase por Madrid días antes de las vacaciones y pude dársela en mano.

¿Vosotros sois de los que todavía escriben postales y cartas?

A mí me encanta. 🙂

Primeras puntadas

¡Feliz Año Nuevo!

Vale, es ya día 16, pero dejadme estar contenta por haber conseguido escribir el primer post del año antes de que acabe enero.

Este año he renunciado un poco a eso de los buenos propósitos. Tengo algunos planes, pero creo que como método anti-frustración es más eficaz trabajar por conseguir cosas porque forman parte del camino que quieres transitar y no por el simple hecho de coleccionar logros.

Bueno, en realidad sí he tenido un propósito de año nuevo al uso, lo reconozco. Me he propuesto en serio aprender un programa de modelado 3D y creación de gráficos, Blender, pero de eso ya hablaré otro día.

La idea de dejar que las cosas que necesito mejorar y aprender vayan apareciendo por sí solas puede parecer un poco loca, pero lo cierto es que algunas cosas ya han ido encajando sin más.

En septiembre me compré una máquina de coser, llevaba tiempo queriéndola y aproveché una oferta de Lidl que justo era uno de los modelos que yo barajaba. Desde entonces, la utilicé una sola vez, para probarla cosiendo un par de tonterías. Bueno, creo que decir que cosí es exagerar un poco, arreglé más mal que bien un par de cosas, jajajaja.

Todo este tiempo me ha acompañado el runrún de saber que me había gastado el dinero sin estar sacándole el más mínimo partido. Pues bien, la semana pasada Momita’s Blog, un blog de costura que empecé a seguir para ver si me animaba a hacer cosillas yo también, lanzó un “Cose conmigo” (en adelante CC), uno nivel principiante para hacer una falda fruncida. Al leer la entrada me di cuenta de que era justo lo que necesitaba, un tutorial de una prenda fácil, pausado y bien explicado para que lo entienda todo el mundo (va a ir paso a paso a lo largo de 4 semanas), además me gustó la idea de hacerlo “en comunidad”, así que me he apuntado.

Al día siguiente me fui a comprar una tela (al final fueron dos) y las cosas que me hacían falta para un costurero básico: una buena tijera, un dedal, cinta métrica e hilo de hilvanar (hilos, agujas, alfileres y tiza de marcar ya tenía de antes).

TELA_01

Tela nº 1

TELA_02

Tela nº 2

Yo iba sólo a por una, pero resulta que la tela nº 2 me hizo ojitos y no lo pude resistir. Me gustaría poder deciros que sé qué telas son, la dependienta me lo dijo pero no me acuerdo, no sé si son crepes o viscosas. La de flores es un poco más gordita y por eso creo que haré este CC con ella, la otra es más ligera, así que la dejaré para algún proyecto más veraniego. Las compré en Ribes & Casals, en la calle Atocha, un sitio genial lleno de telas preciosas. Una de las dependientas me vio bastante perdida y me ayudó a encontrar lo que buscaba, explicándome un poco qué telas iban mejor pero sin agobiar.

Salí de la tienda con una sensación de euforia bastante absurda, pero muy muy satisfactoria.

Y así es cómo un propósito de año nuevo me encontró a mí y no al revés.

— CLIC —

(Ese ha sido el sonido de una pieza encajando en este 2017, ya veremos si van apareciendo otras piezas)