¡Devuélvanme mi hora!

El sábado por la noche después de cenar, a eso de las once menos cuarto, decidimos ver un capítulo de Daredevil. Vamos aún por el quinto, los estamos viendo espaciados porque son bastante brutales y, al menos a mí, la tensión que paso viéndolos me deja extenuada. Es buena, pero la violencia es tan cruda que después habitualmente vemos un capítulo de Mushishi para que se nos pase un poco el mal trago. Sí, extraña combinación.
Justo el capítulo cinco es un poco más ligero, comparado con el anterior al menos, así que después de comentar entre nosotros la escena final me acordé de que tengo instalada una app para seguir series llamada TVShow Time que además de llevar un calendario de emisiones te permite marcar los capítulos vistos y comentarlos con la comunidad.
Actualizando las series que estamos viendo, me paré a ver los comentarios Mr. Robot. Inciso, os recomiendo mucho esta serie, buenísima desde el primer minuto del primer capítulo, estamos deseando ver a dónde lleva la historia y si todavía no hemos devorado la temporada no es porque nos falten ganas. Estuvimos comentando las diversas teorías que se barajan sobre la trama, riéndonos con los memes (otra de las cosas guays de esa app es que permite insertar fotogramas en los comentarios) sobre determinadas escenas y cuando nos quisimos dar cuenta al mirar el reloj era la una y cuarto de la madrugada.
Nos fuimos a dormir dándole vueltas a cómo se nos había hecho tan tarde sin tener conciencia de haber estado una hora y media de charla después del capítulo.

El misterio se habría quedado sin resolver si yo no tuviese dos móviles, el que me traje de España y el que “heredé” de Jorge cuando él se compró uno nuevo aquí. Como tienen tamaños de SIM distintos no pude instalar el whatsapp con el número español en el nuevo, por eso a veces tengo encendidos los dos terminales, por si alguien que no tiene mi número de aquí me escribe. El caso es que el domingo por la mañana al despertarnos (tardísimo para estándares paraguayos) el nuevo marcaba las 10:15 y el viejo las 9:15.
Todavía con la legaña puesta estuve un par de minutos mirando alternativamente ambas pantallas sin entender qué estaba pasando, hasta que se prendió una chispita en una neurona bostezante y pregunté a J.

“Oye, ¿será que anoche cambiaron la hora?”
“¡Aaaaaah! ¡Claro! ¡Si me lo comentaron el viernes!”

Efectivamente, el cambio de hora de primavera se produce el primer domingo de octubre, cuando a las 00:00 pasa a ser la 01:00. Hasta ese momento el desfase horario España-Paraguay eran 6 horas, y ahora serán 5 hasta que la madrugada del 24 al 25 de octubre en España cambien al horario de invierno, cuando la diferencia pasará a ser de 4.

Y eso está muy bien a efectos comunicativos, ya que menos desfase se traduce en más horas hábiles que compartimos. A efectos de horas vitales es un robo, os explico mi teoría.

Este tema de quitar y poner horas funciona bien cuando te quitan una hora en primavera y te la devuelven en otoño, el equilibro se restablece, las ovejas que entran por las que salen y todo eso. Vale, no me gusta que me descalabren los horarios pero lo acepto. Me quejo amargamente en primavera pero en otoño me encanta despertarme antes de que suene el despertador. Lo importante es el equilibrio. Vale. Pero el caso es que el último cambio de hora que viví en España fue el del robo de una hora (-1), ahora he vivido aquí otro robo (-2) y, como vuelvo a mediados de noviembre a España, el próximo cambio de hora que viviré será, sí, otra vez un robo de una hora (-3).
Perdonemos una de esas horas robadas porque, como nací en mayo, la vida empezó regalándome una hora en otoño, así que el equilibrio se restablece cuando me la quitan en primavera. Nos quedamos entonces en (-2), (-2) donde debería ser (0). No sé si os dais cuenta de que voy a llevar este desfase horario encima para siempre a no ser que consiga pasar en el hemisferio sur los cambios de hora inversos y el equilibrio se restablezca. Hasta entonces el sistema me debe una hora, y ni siquiera me ha dado un recibo para que me la cobre cuando crea conveniente.

Anuncios

2 pensamientos en “¡Devuélvanme mi hora!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s